El pasado 25 de mayo, representantes de CEPAMA participaron en las consultas regionales (Unión Europa) del Comité por las Derechos de las Personas con Discapacidad (1), organizadas bajo el título “Del aislamiento, la invisibilidad y la segregación a la inclusión de las personas con discapacidad en la comunidad: identificación y superación de barreras para un proceso de desinstitucionalización exitoso”. En la jornada participaron 89 representantes de organizaciones de Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Eslovenia, España, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda del norte, Israel, Italia, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía y Suecia.

Los diferentes ponentes denunciaron las prácticas de institucionalización, segregación y exclusión que limitan y condicionan el desarrollo vital de las personas con discapacidad, y denunciaron la perpetuación de prácticas de institucionalización y el ejercicio de la violencia contra las personas con discapacidad en instituciones, así como el escaso desarrollo de las medidas de apoyo y asistencia personal, que afecta especialmente a la infancia y las personas mayores con discapacidad, las personas con discapacidad intelectual y las personas con discapacidad psicosocial, desproporcionadamente afectadas por los procesos de institucionalización donde las prácticas coercitivas en los sistemas de salud mental siguen siendo la norma en un contexto de pobreza, falta de servicios accesibles en la comunidad y presión sobre las familias conducente a la institucionalización.

La intervención de CEPAMA se centró en los retos y dificultades que las mujeres autistas afrontan en su día a día, incidiendo en la necesidad de contar con apoyos personalizados para garantizar nuestra inclusión plena en la sociedad. Esta falta de apoyos, unida a las dificultades para solicitar ayuda y la percepción social de que las mujeres autistas no necesitamos ayuda, agrava las dificultades que muchas mujeres autistas experimentan a la hora de afrontar tareas cotidianas (visitas médicas, gestiones administrativas, crianza de los hijos, etc.).

En segundo lugar, se incidió en la situación provocada por la COVID-19, que dio lugar a la cancelación de los pocos servicios existentes y sumió a la comunidad autista en un estado de angustia e incertidumbre. Se resaltó la restricción de los servicios de asistencia presenciales para personas autistas, y la incapacidad para acceder a los servicios por efecto de la severa limitación que dichos servicios sufrieron por efecto de la pandemia. Ante esta situación, CEPAMA respondió estableciendo redes en línea para el cuidado y apoyo mutuo entre mujeres autistas.

El Comité recogió en sus conclusiones varias de las recomendaciones de CEPAMA, entre las que cabe destacar la necesidad de intensificar y reforzar los servicios de apoyo para personas autistas en tiempos de crisis, así como la reclamación de que las autoridades e instituciones incorporen en sus deliberaciones a personas autistas y organizaciones de autorrepresentación, con el fin de comprender el tipo de accesibilidad y ayudas requeridas por las personas autistas a partir de nuestras experiencias.

CEPAMA, como entidad de autorrepresentación sigue trabajando para que los derechos de las personas autistas y sus familias sean reconocidos y respetados en todos los ámbitos de nuestra sociedad y para ello no dejaremos de estar presentes en todos las iniciativas nacionales e internacionales en las que la voz de las personas autistas deba ser escuchada en primera persona. Nada sobre nosotros sin nosotros.

Si quieres ver un esquema de los contenidos tratados, aquí lo tienes.

(1)¿Qué es el Comité de los Derechos de las Personas con Discapacidad? El Comité es un órgano de tratados de las Naciones Unidas. Así lo  establece la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Su tarea es supervisar  la forma en que los Estados Partes en la Convención  aplican o dan efecto a sus obligaciones en virtud de este instrumento jurídico. Está compuesto por 18 expertos independientes de todos los continentes del mundo, que son elegidos  por los Estados Partes.